domingo, 4 de julio de 2010

Malos modales

Esta vez hablaré de la mala educación de algunas personas y del egoismo de éstas. No es la primera vez que teniendo sitio reservado, me lo quitan. A veces por las buenas la gente se aparta, otras, por mucha educación que se tenga, el susodicho elemento no levanta el culo del sitio y, claro, si el niño (o niños) que se tienen a cargo no están muy tranquilos, es mejor no hacer nada con tal de no perderlo de vista. Me explico. Este mediodía me fui a comer al restaurante de comida rápida vegetariana Maoz Vegetarian, en la C/ Mayor, 4 de Madrid. Justo cuando nos toca el turno de pedir la comida, Adrián me pide ir al cuarto de baño. Le digo que, si puede, aguante un poquito, pedimos y dejamos el sitio reservado, ya que no había muchos. Quien conozca el restaurante sabrá que no hay mesas, sino banquetas situadas en diferentes barras con huecos para introducir las patatas, y las pitas rellenas. Así que elegimos el lugar donde sentarnos, colocamos la comida en su sitio y me llevé a Adrián al servicio. Cuando volvemos, encontramos las dos banquetas ocupadas. En una de ellas una señora que, al decirle que el sitio estaba cogido, se da cuenta y se quita pidiendo disculpas. Sin embargo en la otra había un señor, bastante corpulento, al cual le dije que hiciera el favor de levantarse porque habíamos reservado nosotros aquel sitio y el "amable señor" me mira, saca la pita del hueco, me la da en la mano, abre una cerveza y se queda tan ancho. Yo me enfadé mucho, pero delante de Adrián mejor evitar discusiones; además el señor era más corpulento que yo y podría ponerse agresivo. Tuve suerte de que una chiquita que se iba y que vio la escena, me alcanzó la banqueta que había estado ocupando y me pude sentar al lado de Adrián, algo apretada. Si esto hubiera ocurrido en un restaurante con camareros atendiendo en mesas, esto se habría solucionado de otra manera y yo, probablemente, habría recuperado mi sitio pero, aunque no haya camareros, esto no debería haber sucedido así. La gente debería quitarse el egoismo de encima y, en vez de machacar a los que considera inferiores, debería pensar un poco en los demás. ¿Sirve de algo intentar que esta socidad sea mejor habiendo energúmenos como éste, que no respetan un sitio reservado? Y porque no te pueden quitar nada más, pues de otra forma seguro que te chuparían hasta la sangre. La verdad es que esta sociedad sería mejor, si la gente fuera capaz de ponerse en el pellejo de los demás un poco más a menudo.

1 comentario:

  1. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    REGINA

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE


    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar